Un espacio para la reflexión filosófica y teológica

viernes, 9 de octubre de 2015

1 Timoteo 2:4 - ¿Desea Dios que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad?

Por 
Mauricio A. Jiménez


     Ciertamente, la voluntad de Dios es mucho más dinámica y compleja de lo que pudiéramos pensar. En teología reformada, solemos hace distinciones respecto de la voluntad de Dios a fin de entender mejor cómo actúan su soberanía, su providencia y sus acciones generales en un mundo en donde existen agentes moralmente responsables. Y una de las más comunes es la distinción entre lo que llamamos: la "voluntad secreta" y la "voluntad revelada" de Dios; siendo la primera aquella que involucra todo lo que Dios se ha propuesto por sí mismo llevar a cabo y cumplir; y cuyas razones para ello no siempre comunica a los hombres, aun cuando en ocasiones determina utilizar a los mismos hombres y sus acciones como medios o "causas secundarias" en el cumplimiento de esos propósitos. A esta "voluntad secreta" podríamos denominar también: "decretal" y "permisiva". Decretal, porque si es algo que Dios se ha propuesto hacer o llevar a cabo, entonces Dios decreta que suceda aquello que se propone. Permisiva, porque todo cuando acontece en su creación debe su ocurrencia al hecho de que Dios así lo ha permitido. Si Dios no deseara permitir que un evento cualquiera sucediera, entonces simplemente no sucedería, porque Dios es Soberano sobre cada cosa y evento, para permitir o impedir lo que sea. Un ejemplo de esta "voluntad secreta" lo podemos encontrar en Romanos 9:19, en donde Pablo realiza la siguiente pregunta retórica: "¿quién ha resistido a su voluntad?" La respuesta que se espera a esta pregunta es: Nadie, pues se trata de algo que Dios se ha propuesto hacer y que no puede ser interrumpido, ni impedido por ninguna fuerza ni acción humana, ni por cualquier otra criatura finita, sea cual sea (cf. Sal 115:3; 135:6; Is 43:13; 46:9-11; Dan 4:35).
     La "voluntad revelada" de Dios, por otra parte, tiene que ver con todo aquello que Él ha comunicado a los hombres. Expresa principalmente lo que Dios "desea" y/o "espera" que nosotros hagamos. Es por eso que generalmente esta voluntad es llamada también "preceptiva". Leemos en 1 Tesalonicenses 4:3, por ejemplo, que "la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación". Ciertamente, no estamos aquí frente a la misma clase de voluntad de la que habló Pablo en la cita de Romanos 9:19, pues sabemos que muy a menudo no obedecemos a Dios en ese sentido. Los diez mandamientos son también un ejemplo claro de la "voluntad revelada" de Dios para su pueblo en un contexto de relación pactual, y bien conocemos que también son desobedecidos a diario.  
     Teniendo claro estos distintos aspectos de la voluntad de Dios, procedamos ahora a responder a la pregunta de: ¿Qué quiso decir Pablo cuando escribió que Dios "quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad" (1Ti 2:4)?
     Pensemos por unos momentos en estas distinciones acerca de la voluntad de Dios. ¿Se estaría refiriendo Pablo a su "voluntad secreta"? Si respondemos que sí, eso nos llevaría inevitablemente hacia una forma de universalismo contrario a las Escrituras. Si Pablo hubiese expresado aquí la voluntad de Dios en los términos de lo que aquí hemos llamado "voluntad secreta", entonces aquello que Dios ha manifestado como un deseo debiera entonces cumplirse, porque no se estaría simplemente tratando de algo que Dios desea pero deja a la libre agencia de los hombres, sino de algo que Dios se habría propuesto llevar a cabo en el ejercicio de su soberana voluntad. Pero sabemos, por las mismas Escrituras, que no todos los hombres se salvan y que no todos se salvarán, lo que nos indica fuertemente que Pablo no se estaba refiriendo a la "voluntad secreta" de Dios (lo que Dios desea hacer y hará), sino más bien a la "voluntad revelada" de Dios, i.e. a aquello que Dios anhela que los hombres hagan (cf. Hch 17:30). Si miramos con más atención, este "deseo" (Gr. thélo, como en Mt 12:38; Mr 6:19; He 12:17, y otros) no se expresa aquí en los términos de: "Dios quiere salvar a todos" (pues entonces salvaría a todos en realidad), sino de: "quiere que todos sean salvos", ofreciendo a la fe una oferta de salvación. Dios entonces manifiesta su buen y agradable deseo de que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad, pero ese deseo lo deja sujeto a la respuesta humana, lo que hace que su cumplimiento no dependa de lo que Dios realmente ha determinado hacer (tenemos que distinguir entre lo que Dios "desea" y lo que Dios "determina"). Debemos, pues, diferenciar entre lo que Dios hará y lo que Dios desea que nosotros hagamos. ¿Desea Dios que todos los hombres se arrepientan y crean para salvación? La respuesta es que sí. Ahora bien, ¿desea Dios (ha determinado) hacer efectiva la salvación (salvar) a todas las personas? La respuesta es que No, pues de lo contrario Dios salvaría efectivamente a todas las personas, como ya hemos dicho. No debemos olvidar que Dios es Soberano y que eso no significa solamente que Él puede hacer lo que se le plazca, sino que hará también todo lo que se le place hacer, y eso nadie lo puede evitar. Si pudiera el hombre evitar que Dios llevara a cabo hacer cualquier cosa que se hubiera propuesto hacer, por pequeña e insignificante que fuera, entonces Dios ya no sería Soberano; y quien es por excelencia el Soberano del universo, dejaría de serlo en el preciso momento en que se vea impedido por algo externo a Él mismo a cumplir con su propósito. Debemos insistir en eso.      
     Dios ha escogido salvar a personas y las salvará (he aquí su "voluntad decretal", como en Efesios 1:11). Indudablemente, no ha escogido salvarlas a todas, pues entonces todas se salvarían. Suponer que Dios ha escogido salvar a todas las personas y que depende de la libre respuesta de cada una de ellas el que esa salvación se haga efectiva, es colocar la salvación en las manos del hombre y no en las manos de Dios. Pero la salvación no funciona de esa manera[1]. Cuando leemos Romanos 8:29-30, por ejemplo, no cabe duda de que Dios a sólo los que ha conocido es a los que también ha predestinado para salvación. No dice el texto que todos son conocidos. Y estos que son conocidos por Dios son llamados, justificados y glorificados. No todas las personas son justificadas y no todas serán glorificadas, por tanto se sigue que únicamente algunos reciben estos beneficios de la gracia, no todos. 
     Entonces, y para finalizar, ¿es posible que Pablo haya sólo expresado un deseo benevolente de Dios, pero que no supone realmente algo que Dios en efecto se ha propuesto hacer? Sin lugar a dudas eso es lo que debemos concluir. Debe quedar claro también, que estas palabras este deseo no dicen relación con la cuestión acerca del alcance de la obra de salvación, ni con ningún asunto respecto de lo que Dios desea hacer, sino con ¿qué es lo que Dios desea de los hombres?, entendiendo ese deseo (o querer) como un aspecto más bien pasivo de su voluntad revelada que destaca la responsabilidad humana frente a la oferta de salvación.




[1] Esto no se trata de cómo es que el hombre recibe la salvación, sino de quién es el autor y sostenedor de esa salvación. ¿Descansa la salvación en el hombre o en la libre voluntad de Dios? Aunque es el hombre quien debe creer y recibir la salvación, esta no depende, en última instancia, de la voluntad del hombre, sino del propósito de Dios de dar vida eterna a cuantos a Él se le place. Por otra parte, si Dios no asegurara la salvación de nadie, entonces la salvación se transformaría en nada más que una posibilidad, una cosa contingente sujeta a la voluntad de hombres caídos que no buscan a Dios, ni desean obedecerlo. A ese respecto, si Dios dejara la salvación en las manos del hombre, ciertamente nadie se salvaría.